Cyberpunk Wiki
Advertisement
Nación Thelas

John "Silver" Wilson, jefe del clan pirata Serpientes Marinas y figura importante de la Nación Thelas.

La Nación Thelas (Thelas Nation en inglés) es una de las Siete Naciones de nómadas que habitan Norteamérica durante los acontecimientos de Cyberpunk 2020.

Este clan de nómadas marítimos ha sido tradicionalmente ignorado por el gobierno. Como se los toma por delincuentes, se los mete a todos en el mismo saco y se los llama piratas, lo que, en cierto modo, ha llegado a gustarles.

Trasfondo[]

La cultura de los piratas procede de los pescadores y habitantes de la costa del Caribe y el litoral meridional. Cuando se vieron atacados por bandidos con barcos (o peor, por las fuerzas del gobierno), y las autoridades centrales no podían o no querían protegerlos, muchos se embarcaron con sus familias y empezaron a vivir en el mar. Era una decisión lógica: los barcos eran difíciles de localizar tanto para los agentes del gobierno como para los bandidos, y era más fácil encontrar trabajo, ya que bastaba llevar la "casa" hasta donde estuviera éste. Otras influencias culturales fueron la denominada "gente de los barcos", muy heterogénea, que no tuvo otra opción que vivir en el mar cuando se le negó el permiso de inmigración, y los antiguos traficantes de droga, que ahora disponían de embarcaciones de alta calidad y no tenían nada que ver con ellos.

La etiqueta de "piratas" se les asignó por primera vez porque algunos capitanes nómadas se negaron a registrar sus barcos en ningún puerto o nación. Según el antiguo derecho internacional, tales embarcaciones se consideran piratas y pueden ser detenidas, abordadas y confiscadas por cualquier flota. Antaño, la marina de cualquier país era una amenaza para los buques sin registrar, pero ahora son relativamente impotentes. EE. UU. tenía una de las mayores flotas y hasta una Guardia Costera, pero jamás dispuso de la dotación ni de los recursos necesarios para registrar todas las vías fluviales de Norteamérica. Tan sólo controlar la región del Delta del Mississippi es prácticamente imposible.

Así que, una vez que estos nómadas piratas adoptaron este modo de vida, la idea se extendió como un reguero de pólvora. Cada vez más gente descontenta que vivía a la orilla de zonas navegables se embarcó para unirse a otros nómadas acuáticos. Pronto fueron millares, presentes a lo largo de los ríos Mississippi, Missouri, Saint Lawrence y Columbia, además de los Grandes Lagos y todo el litoral de Norteamérica. Después del Colapso, muchos de estos piratas han adquirido antiguas plataformas petrolíferas y creado ciudades marinas móviles, desplazándose de sitio en sitio para participar en proyectos costeros como New Galveston y Tampa en el Golfo de México. Hoy nadie sabe cuántos nómadas de este tipo hay. El suyo es el estilo de vida más móvil de todos los de los nómadas, con la sola excepción de los aéreos, que apenas son unos cuantos centenares.

El típico nómada marino es tripulante de una embarcación pequeña y versátil con motor y velas. La tripulación de una embarcación nómada es mixta, igualitaria y está muy unida, con un capitán que sólo tiene el mando de forma incuestionable en situaciones de emergencia. En las demás ocasiones, el contramaestre es el verdadero jefe del barco. El resto de los tripulantes son en su mayoría especialistas (por ejemplo, el navegante, el tecnomédico, los técnicos de ingeniería) o están "de reserva" por si alguien muere o se marcha. Esto, junto con el hecho de que muchos de estos piratas son familias, puede hacer muy confuso el escalafón de mando para alguien que no esté al tanto.

Los nómadas marinos hacen diversos trabajos, por su cuenta o no, que abarcan desde la acuicultura hasta el contrabando, el transporte de mercancías o refugiados y las emisiones.

Ciertamente, los piratas no tenían un interés especial en las emisiones, pero resultó uno de sus negocios más rentables. Algunas empresas de comunicación contratan emisoras para transmitir programas, ya sea legales, ilegales o a medio camino entre ambos. Siguiendo esta noble tradición, sitios como Del Río, Texas (que ahora está en el norte de México) han estado emitiendo noticias y programas de entretenimiento durante años, no sujetos al control del gobierno ni de las corporaciones. La mayoría de estas emisiones se hacen desde aguas internacionales, pero las emisoras piratas pueden estar casi en cualquier sitio. Ésta es una forma eficaz de romper el monopolio local y gubernamental sobre la información; las represalias recaen sobre lanchas prescindibles y, si las autoridades afectadas intentan ir más allá, lo más normal es que tengan que vérselas con otros gobiernos y corporaciones al menos tan poderosos como ellas. A los nómadas les gusta este trabajo, porque requiere poco personal, porque a menudo se puede llevar a cabo al mismo tiempo que otras actividades y, sobre todo, porque les atrae su naturaleza antiautoritaria.

Algunos nómadas marinos practican la piratería tradicional. Sus objetivos son los vulnerables buques mercantes, de cuya mercancía se informan mediante sus contactos en tierra firme y a los cuales preparan emboscadas en sitios donde éstos se vean obligados a reducir velocidad. Entonces destruyen las comunicaciones del barco con un misil o cohete antitanque bien dirigido, se abalanzan sobre él y lo abordan antes de que la tripulación pueda impedirlo. Una vez saqueado el buque (al menos la mercancía que los nómadas querían), se le deja libre. Salvo que se topen con una resistencia inusualmente encarnizada, los nómadas no matan a la tripulación de los barcos que asaltan, para que se corra la voz de que no ofrecer resistencia merece la pena. Los tripulantes de los buques mercantes lo saben y normalmente no están dispuestos a arriesgar sus vidas por un cargamento que ni siquiera les pertenece. Posteriormente, los nómadas entregán su botín en tierra, a menudo en las oficinas de la misma corporación que les puso sobre aviso de la mercancía de un rival.

No obstante, en su mayoría estos "piratas" no son más que pescadores con una economía de subsistencia que creen que no tienen otra opción que robar cualquier cosa que puedan vender para sobrevivir. Normalmente (a excepción de los Raffen Shiv) no participan en el rapto y la trata de esclavos. A pesar de lo que se ve en las películas, los piratas no suelen hacer abordajes y nunca descienden sobre la cubierta de los barcos con sogas que cuelgan de no se sabe dónde. La piratería consiste en robar de noche cargamentos pequeños, o partes de otros mayores, en barcos mal protegidos. También incluye el contrabando, burlar bloqueos y otras formas de evasión de aranceles.

Personas clave[]

Fuentes[]

WINN Ross, OPPEN Eric y LONGORIA Dan, Neotribus, los nómadas de Norteamérica, La Factoría de Ideas, Madrid, junio de 2000, traducción del inglés al castellano por Óscar Díaz García, 122 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-970-4.

Advertisement