Cyberpunk Wiki
Advertisement

Malcolm Kent-Smith es un nómada líder de la Nación Blood durante los acontecimientos de Cyberpunk 2020.

Trasfondo[]

Al ser el primer hombre que está al mando de la Nación Blood, Malcolm Kent-Smith es el centro de atención. Como su predecesora, Tina Blood-Johnson, cree en la santería, lo que no todo el mundo aprueba. En 2016, fue elegido por el consejo de la Nación Blood a la insólita edad de treinta y dos años, lo que ha provocado especulaciones de que deseaban un jefe con un buen equilibrio entre juventud y sabiduría para liderar la transición a un sistema corporativo en manos de nómadas parecido al de MetaCorp.

En cierto sentido, los Bloods siempre han sido antes un negocio que un clan nómada. Cuando tomaron el control de Miami, lo hicieron por el negocio, ya que esta ciudad era, en su época, el centro del tráfico de drogas en EE.UU. Muchas de las casas y apartamentos de Miami de los retirados de antes del Colapso se construyeron con dinero de la droga. Desgraciadamente, el fin de las drogas también fue el de Miami.

Los Bloods y los Feriantes se vieron unidos por un matrimonio de conveniencia. Sus objetivos eran los mismos: sobrevivir y ganar dinero, por lo que permanecieron juntos y el sistema funcionó. Malcolm sólo tenía doce años cuando los Bloods ocuparon el complejo Disney, aunque para cuando se marcharon ya tenía mucha más edad y experiencia. Malcolm era un Blood típico, si es que eso existe. Creció en las calles, con una madre drogadicta y un padre pandillero. Los Bloods le aceptaron porque era listo (robaba comida y la cambiaba por más comida y favores antes de cumplir los diez años) y el resto es historia.

Malcolm escuchaba, aprendía y conspiraba. Empezó a dirigir su propio negocio antes de los diecisiete años. En cuanto surgió, se hizo con el control de la mayor parte del tráfico de drogas sintéticas de la organización de los Bloods. A los veintidós era una de las diez personas que tenían en sus manos la mayor parte del clan, aunque estaba en minoría: era un hombre. Los varones no habían ocupado posiciones de poder desde el colapso del tráfico de droga a principios de los noventa y, desde entonces, las mujeres habían demostrado tener poca paciencia con "las intrigas casquivanas de los hombres". En lo que concernía a mujeres como Tina Blood-Johnson, no se podía confiar en los hombres.

Malcolm no era un estúpido, así que decidió con astucia no desafiar directamente el poder del matriarcado. En vez de eso, como era un hombre ambicioso, prefirió dedicarse a vencer en su propio juego a las que estaban en el poder. Malcolm dirigía algunos de los festivales más rentables que nunca habían visto los Bloods. Siempre tenía respuestas, dinero y contactos. Trabajaba día y noche y nunca dormía, porque quería ser el mejor, y llegó a serlo. Cuando a Tina Blood-Johnson le llegó la hora de retirarse, no había nadie más que pudiera ocupar su puesto. Malcolm movió sus peones y finalmente consiguió suficiente apoyo para llegar al poder. Tuvo que hacer algunas promesas comprometidas para llegar allí y tendrá que cumplirlas para quedarse.

Malcolm lleva el pelo largo, a la manera de sus hermanos rastafaris, pero siempre bien cuidado. Usa pantalones holgados y camisas de manga corta para mostrar sus cicatrices rituales. Cuando tiene algo de tiempo lee todo lo que puede, especialmente clásicos como Tucídides y Sun Tzu. Lleva siempre un ejemplar del I-Ching encima.

Rol[]

Características[]

  • INT 10
  • TEC 7
  • REF 7
  • FRI 10
  • SUE 10
  • ATR 6
  • EMP 10
  • MOV 8
  • TCO 6

Apariciones[]

Fuentes[]

WINN Ross, OPPEN Eric y LONGORIA Dan, Neotribus, los nómadas de Norteamérica, La Factoría de Ideas, Madrid, junio de 2000, traducción del inglés al castellano por Óscar Díaz García, 122 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-970-4.

Advertisement