Irlanda (Eire) es un país de la periferia de Europa.

Trasfondo

Irlanda es un país modelado por su naturaleza geográfica y física. Su paisaje montañoso y desafiante ha resistido no sólo a los cambios del clima, sino también a los provocados por el ser humano. Todas las infraestructuras y vias de comunicaciones irlandesas siguen los accidentes del terreno, en lugar del procedimiento habitual en Europa de abrir un agujero en cualquier cosa que se interponga en el camino. Es más fácil de esa manera.

Las consecuencias de la periferia

Al estar en la periferia, Irlanda es un lugar frecuentado por contrabandistas y gente que quiere colarse en Europa. La carencia de industrias del país significa que es difícil esconder grandes cantidades de productos tecnológicos, por lo que el contrabando es sobre todo de personas, información, pequeños productos ilegales (drogas, gemas, metales preciosos) y artículos de lujo.

El método habitual para introducir el contrabando es llegar con un barco a una cala desierta y soltar la carga para que la recoja un contacto local de fiar. Algunas poblaciones costeras se dedican en exclusiva al estraperlo, pero sólo con productos seguros y teniendo mucho cuidado al elegir a sus clientes.

La policía de la zona suele estar al tanto del contrabando, pero sólo interviene si recibe alguna queja o si los productos infringen alguna regla tácita del negocio. A veces esta pasividad exaspera a la Comunidad Europea o a alguna corporación, pero poco se hace por remediarlo, ya que Irlanda sigue siendo orgullosamente independiente en lo que respecta a la aplicación de Ias leyes y suele reaccionar mal ante cualquier operación que no haya autorizado.

El mayor parque temático del mundo

Durante el siglo XX, Irlanda permaneció relativamente inmune a los efectos de la "civilización" moderna. Debido a ello, y a los limitados recursos, se tomó la decisión de conservar lo mejor posible la naturaleza del país y darla a conocer como el mayor de sus atractivos. Se aprobaron muchas leyes, tanto en Irlanda como en la CE, para restringir las actividades de las corporaciones y también se tomaron las medidas necesarias para imponer fuertes sanciones a los que infringieran alguna de las muchas "Leyes para la Conservación de la Naturaleza".

Estas restricciones suponen que todos los transportes interiores se llevan a cabo con réplicas exactas, aunque no contaminantes, de vehículos del siglo XX o antes, incluidos los industriales y agrícolas. El gobierno otorga subvenciones para ayudar a la gente a conservar el tema histórico del país. Los edificios nuevos que se construyan tienen que tener un estilo acorde con el de los más antiguos y en el campo todos se conservan en su condición original. Algunas viviendas carecen de comodidades modernas, vids incluidos, para demostrar cómo vivía la gente antes de que la CE asegurara un mínimo nivel de vida para todo el mundo.

Como el país entero es en realidad un parque temático, muchas corporaciones sitúan allí sus centros de descanso y relajación. El entorno idilico es perfecto para que el personal descanse, se relaje y se integre en la naturaleza. También hay numerosos palacios de congresos gestionados por el gobierno a los que muchas corporaciones acuden como a un terreno neutral donde pueden reunirse con sus competidores en un entorno de bajo riesgo.

Además de sus instalaciones, Irlanda también posee algunos de los paisajes más espectaculares de Europa. El país apenas ha sufrido los cambios climáticos que afectan al resto del mundo y ofrece muchas posibilidades de acercamiento a la naturaleza, como acampadas, senderismo y excursiones en pony, e incluso puede uno interpretar el papel de trabajador del siglo pasado y vivir como sus abuelos.

Ciudades importantes

Apariciones

Fuentes

HALLER Harry, Euroguía plus, La Factoría de Ideas, Madrid, diciembre de 1999, traducción del inglés al castellano por Óscar Díaz García, 144 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-038-3

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.