Cyberpunk Wiki
Advertisement

Estocolmo es una ciudad europea y la capital de Suecia.

Trasfondo[]

Estocolmo es una ciudad bastante típica de Escandinavia, una confluencia sin fisuras de lo viejo y lo nuevo. Fue fundada en el siglo XIII, en una serie de islas y más tarde adquirió importancia como puerto comercial, algo en lo que sigue destacando en la actualidad.

La ciudad resulta impresionante si se llega por mar. Detrás de los diques marinos de colores llamativos se encuentra una metrópoli que se extiende por veinte islas. Tras atravesar las esclusas el barco pasa entre ellas antes de que quede a la vista el panorama espectacular del puerto antiguo, meticulosamente conservado, que es un tributo a la arquitectura del siglo XIX con edificios impresionantes de cuatro y cinco plantas en primera línea.

Los diques marinos de Suecia se empezaron a construir en los albores del siglo para proteger las islas más pequeñas. Como el nivel del mar siguió subiendo, salvar las poblaciones del continente se convirtió en una prioridad. Ahora mismo, los diques rodean la costa del continente y las islas más pobladas, bloqueando en muchos casos bahías y estuarios de ríos. El agua que queda dentro de los diques está en la actualidad a dos metros bajo el nivel del mar, y grandes conductos de drenaje aprovechan la fuerza de las mareas para impedir que suba el nivel. Las enormes esclusas permiten acceder al puerto a cualquier buque, salvo a los más grandes y a los submarinos que tienen su propio puerto fuera del dique en las islas de Namdö y Runmarö.

El puerto antiguo está insertado en el centro de la ciudad: hoteles, restaurantes, bares, museos, tiendas, etc... todo de cara a los visitantes y turistas. El conjunto variopinto de edificios nuevos y viejos data de los dos últimos siglos, construido sobre diez islas conectadas por un sinfín de puentes y canales; éstos últimos permiten desplazarse cómodamente por la ciudad con embarcaciones. Una gran ventaja de los diques es que mantienen a raya la contaminación del Báltico, por lo que el puerto de Estocolmo puede enorgullecerse de ser uno de los pocos en los que no es impensable pescar o nadar.

De día, los residentes y turistas pasean por las tranquilas calles y avenidas, admirando las vistas. Los aromas del café, el pan y los pasteles impregnan el aire. La policía está a la vista y es cortés, pero actúa sin miramientos cuando hay problemas.

De noche, la ciudad se anima cuando los bares y clubs abren sus puertas. Los colores llamativos de las luces de neón iluminan las calles; surgen prostitutas de todo tipo y el aire empieza a cargarse del olor de la gente y las drogas. La policía parece concentrarse; los mismos agentes se apelotonan en grupos mayores y mejor armados, preparados para enfrentarse a situaciones más serias. No hay problemas todas las noches, pero los fines de semana están garantizados, especialmente los provocados por turistas europeos cargados de sustancias a las que no están acostumbrados, o de más ciberequipo del que pueden sobrellevar.

Las bandas de Estocolmo no suelen frecuentar el centro de la ciudad, y las únicas que sí lo hacen son las de posadores de clase alta, debido al alto precio del alojamiento. Otro motivo es que los puentes que dan acceso al centro dela ciudad resultan muy fáciles de bloquear por parte de la policía, impidiendo la huida.

En la actualidad, el centro está transformándose. La legislación del gobierno obliga a proteger a los ciudadanos de los rayos ultravioleta, asi que se han empezado a colocar cubiertas opacas al UV sobre las calles, lo que convertirá al centro en un lugar mas agradable y más seguro pero por el momento no hace sino complicar las cosas, ya que muchas veces el tráfico queda bloqueado por las obras en la calle.

Al exterior están las zonas residenciales e industriales, que se extienden hacia el este hasta la antigua ciudad de Orebro y que en general están mucho más modernizadas que el centro. A menudo los suburbios se construyen con un objetivo determinado y, cuando dejan de servir para ello se reemplazan por completo. La fama de las clínicas suecas en los últimos años ha llevado a levantar complejos enteros dedicados a actividades sanitarias.

Algunas zonas residenciales han quedado abandonadas, en especial las urbanizaciones del siglo XX. Estos suburbios se han convertido en zonas deprimidas y prohibidas, donde la violencia se está poniendo rápidamente a la orden del día. También son el territorio de la mayor parte de las bandas violentas de Estocolmo, que a menudo asaltan otras partes de la ciudad. Por suerte para la policia y el resto de los habitantes, estas zonas no son contiguas, por lo que los estallidos de violencia se pueden contener con facilidad.

Esta ciudad no es el sitio adecuado para ir a buscar trabajo. Si tienes uno apalabrado, entonces no hay problema, pero si no lo tienes comprobarás que es muy difícil acceder a los lugares adecuados para hablar con las personas indicadas. Los lugareños no se toman muy bien que los forasteros crean que se les va a tomar en serio nada más llegar. Cultivar los contactos adecuados es esencial.

Para los edgerunners, es una ciudad perfecta para reunirse, pero en la que es dificil trabajar. Los polis son excepcionalmente competentes en la persecución de delitos graves y, aunque no hacen demasiado caso a los delitos menores, todo lo que implique violencia o perjudique a la prosperidad sueca se lo toman muy en serio.

En resumen, Estocolmo es un lugar agradable para vivir. Pacífico normalmente, pero con las dosis adecuadas de acción para que tus reflejos se mantengan en forma.

Apariciones[]

Fuentes[]

HALLER Harry, Euroguía plus, La Factoría de Ideas, Madrid, diciembre de 1999, traducción del inglés al castellano por Óscar Díaz García, 144 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-038-3

Advertisement