Cyberpunk Wiki
Advertisement

España es un país del sur de Europa.

Trasfondo[]

España es un país atípico dentro de la Comunidad Europea. Está a medio camino entre las potencias del Norte (Alemania, Francia y Benelux) y los parientes pobres (Grecia, Irlanda y Gran Bretaña) y, a diferencia de los italianos, está muy a favor de la comunidad. España es el tercer país en número de empleados en la Eurocracia, después de Francia y Alemania.

Sin embargo, su división política disminuye su peso en la comunidad en diversos aspectos. La única constante es la actitud antigala y progermana que han mantenido la mayoría de los políticos, no sólo en este siglo, sino también en los anteriores. Alemania recompensa generosamente este respaldo, mientras que Francia titubea entre las represalias y los intentos de soborno. Como consecuencia, en general España es el pais que se lleva la mejor parte de los subsidios al desarrollo de la CE, que se gastan rápidamente en evitar que se hunda la economía española.

El país ha pasado una veintena de años estancado en esta situación, sin hundirse pero incapaz de mejorar su posición en Europa; lo mismo ha ocurrido con su población, que se ha mantenido estable en los últimos treinta años, incluso escapando de los peores efectos de la Plaga Devastadora.

La Plaga fue la causa de la más polémica de las medidas políticas en España en los últimos tiempos: la reforma de las leyes de inmigración, que eran de las más permisivas del mundo, para impedir la entrada de extranjeros en el país. Sólo los ciudadanos europeos pueden entrar fácilmente en España. Ningún ciudadano de un pais "restringido" (EE.UU. todavía no está restringido, pero ha habido presiones en ese sentido) puede ni siquiera hacer un viaje turístico a España. La Guardia Civil tiene las manos libres para encargarse de los inmigrantes ilegales, lo que significa que normalmente no es necesario deportar a nadie. Aunque muchos jóvenes europeos prefieren la situación agitada (comparada con sus lugares de origen) pero disciplinada de España, la mayoría de los turistas han pasado a interesarse más por Portugal, por lo que el turismo ha decaído.

La historia más reciente ha sido una sucesión de oportunidades perdidas y una vuelta al pasado. En los últimos tiempos ha llegado la ocasión de recuperar parte de éstas oportunidades, ya que España tiene el único impulsor de masas orbital en las Islas Canarias, y existe el proyecto de ampliar las viejas instalaciones canarias para que la ESA no dependa de los recursos de Orbital Air y conserve bienes valiosos en suelo europeo.

A pesar de estos intentos de llevar al país al siglo XXI, cuando la mayoría de los europeos piensan en España aún persisten los viejos tópicos: las corridas de toros (increíblemente populares, los toreros famosos son más conocidos que los políticos), los bandidos (un fenómeno reciente) y el flamenco (el flamenco de verdad ha desaparecido, sólo queda el de los espectáculos para turistas). Se suele ignorar el hecho de que es el país con mayor número de graduados universitarios en Europa.

La verdad (que ha sido una constante en la literatura española durante dos siglos) es que hay dos Españas. Una es la típicamente mediterránea, con una actitud despreocupada, desdén por el trabajo y falta de previsión. La otra es la trabajadora y competitiva que coexiste (incluso dentro del mismo individuo) con la primera, a la que sostiene.

España es un sitio excelente para pasarlo bien (si logras integrarte en su sociedad), pero recuerda que tu colega de borrachera de ayer puede querer acabar contigo mañana. Esta transformación dramática, en la que el pánfilo que conocias se convierte en un adversario a tener en cuenta para bien o para mal, ha sido denominada por los extranjeros furia española, esa fuerza interior, una mezcla de orgullo y aptitudes ocultas con la que los españoles han logrado sus objetivos durante siglos.

Pero la furia se da a nivel personal, y muchos españoles están en las altas esferas de la Eurocracia. El espíritu colectivo se ha perdido y hay una fuerte tendencia a enorgullecerse de los logros pasados en vez de luchar para conseguir más. Esta obsesión con el pasado también ha resucitado muchos antiguos conflictos y nacionalismos que parecen pasados de moda en el siglo XXI, como la Guerra por el Agua, el resurgir del nacionalismo vasco, o el nuevo tópico, los bandoleros andaluces.

Es una recuperación de la antigua ansia de rebeldía de los españoles contra todos los gobiernos: coge tu pistola y lucha. Por supuesto hay que comer para vivir, así que se "confiscan" recursos para seguir luchando, lo que pronto se convierte en un modo de vida, y se termina olvidando la causa original. Los bandidos aparecieron cuando el gobierno suprimió el Plan de Empleo Rural, que en la práctica era un subsidio de desempleo para las deprimidas regiones agrícolas del Sur. Encolerizada por la desaparición de lo que consideraba un derecho, mucha gente tomó las armas. Como las comunidades rurales apoyan a los bandidos y ellos las defienden, serán muy difíciles de erradicar. La indecisión del gobierno de Madrid sólo empeora la situación.

Ciudades importantes[]

Apariciones[]

Fuentes[]

HALLER Harry, Euroguía plus, La Factoría de Ideas, Madrid, diciembre de 1999, traducción del inglés al castellano por Óscar Díaz García, 144 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-038-3

Advertisement