Cyberpunk Wiki
Advertisement

Australia (Oz) es un país de Australasia.

Historia

Puede que Australia esté situada en el sudeste de Asia, pero la cultura dominante es menos asiática que europea decadente con ocasionales destellos televisivos americanos. El continente fue conolizado por Inglaterra en 1788 y la población nativa sufrió el destino de muchos otros pueblos nativos en tierras conquistadas por británicos. Inglaterra siguió siendo la principal influencia sobre el desarrollo cultural del país durante los siguientes dos siglos.

En 1901 las colonias australianas se convirtieron en estados de la Commonwealth Australiana, una federación con gobierno propio que conservó a la monarquía británica en la jefatura formal del estado (en su mayor parte simbólica). Las xenófobas leyes de inmigración mantuvieron a Australia bastante británica hasta después de la Segunda Guerra Mundial. El flujo de inmigrantes y refugiados de toda Europa y la creciente influencia de América en la sociedad australiana pusieron al país en el camino para convertirse en una sociedad multicultural. Las condiciones, generalmente prósperas, no sólo favorecieron la inmigración sino que ayudaron a que gentes de culturas habitualmente antagónicas coexistiesen pacíficamente. Había suficiente para todos... hasta la crisis del 94.

Australia fue duramente castigada por la crisis. La economía llevaba en ligero declive desde principios de los ochenta, convirtiendo muchos de los recursos del país en presas fáciles de los voraces inversores extranjeros. Para Australia el colapso ha sido un declive más pronunciado de lo habitual, más que un derrumbamiento. A pesar de ser uno de los principales productores mundiales de materias primas, no podía competir en el nuevo clima económico. Los recursos minerales australianos se encarecieron más que los de Rusia, recientemente abierta al mundo, y más cercana al enorme mercado europeo. Las ventas de tejidos (en su mayor parte de lana) llevaban décadas bajando a causa de la competencia de los materiales sintéticos baratos. El petróleo australiano disfrutaba de un mercado mejor después de la Catástrofe de Oriente Medio pero los beneficios iban en su mayoría a los inversores extranjeros que compraron baratas las empresas locales en los primeros días de la crisis. Las extensas cosechas de grano fueron prácticamente destruidas en la crisis de la comida del 2002. La mayor parte de los australianos no sospechaba que la crisis del 94 estuviese preparada. Lo sabían con certeza.

Durante la segunda mitad del siglo XX, la nación comenzó a cuestionar sus lazos con Inglaterra. Ambas llevaban décadas separándose. La guerra contra Japón en los años cuarenta hizo que Australia entrase en la esfera americana de influencia. Esto y el aumento de la emigración no inglesa en los años de la posguerra hizo que algunos comenzasen a ponderar si era apropiado tener a los reyes británicos como jefes del estado australiano. Los debates de republicanismo contra monarquía y el diseño de la nueva bandera nacional duraron décadas y no se resolvieron del todo hasta el 2001. La disolución de la monarquía británica eliminó el último impedimento para la formación de la República Federal de Australia.

Algunos grupos de australianos monárquicos rechazaron ser parte de la república, jurando lealtad al país de sus antepasados. En diversas fincas del interior se aislaron del gobierno que según ellos había usurpado ilegalmente el poder del rey legítimo de Australia. Cuando se disolvió la monarquía británica se rumoreó que la Casa de Windsor había sido liquidada para prevenir un levantamiento realista. Tales rumores no preocuparon a los más fanáticos entre los monárquicos australianos y algunos dicen que el príncipe Guillermo, hijo del rey Carlos III, vive bajo nombre supuesto en una propiedad en Queensland, rodeado por otros que escaparon a las purgas ocurridas en Inglaterra tras el golpe.

En 2020, Australia es un país dividido y confuso. El estado de Australia Occidental, que nunca estuvo realmente cómodo en la Commonwealth, se separó de la república nada más formarse ésta y ahora es la República de Australia Occidental. El resto del país está dividido entre las ricas propiedades extranjeras y los barrios de chabolas donde el experimento multicultural del siglo XX se ha derrumbado dejando un legado de grupos étnicos enfrentados y bandas divididas según líneas raciales.

Diversidad étnica

En el pasado, Australia fue un país en el que personas de todas las razas podían vivir juntas en paz y armonía. O al menos eso dicen los libros de texto, porque los aborígenes no están muy de acuerdo. Al llegar, muchos inmigrantes dejaban sus problemas culturales detrás. En las grandes ciudades era posible ver judíos y árabes, griegos y turcos, croatas y serbios... todos viviendo y trabajando juntos sin disturbios ni asesinatos políticos.

Sin embargo cuando la depresión golpeó en 1994, Australia se convirtió en un país pobre. Donde una vez hubo comida, vestido y viviendas para todos, ahora había escasez. En la hambrienta época de finales de los noventa, las guerras y la inestabilidad política en sus países de origen y la dura competición por los escasos trabajos, alimentos y casas, prendieron la llama de los problemas étnicos en Australia. Los griegos se enfrentaron a los turcos y los italianos, serbios y croatas reprodujeron a pequeña escala las guerras que devastaron sus antiguos hogares. Los vietnamitas, los últimos en llegar, fueron atacados por casi todos los demás y respondieron con la misma violencia.

Aunque los disturbios violentos son raros en 2020, aún hay sitios donde es peligroso aventurarse si eres de la etnia equivocada. En la mayor parte de las ciudades los problemas no pasan de las escaramuzas entre bandas racialmente rivales, pero Melbourne luce las cicatrices de un conflicto más intenso.

Política

Nacional

Oficialmente, la República Federal de Australia tiene un sistema de gobierno de tres niveles basado en el de Westminster. El gobierno federal, con sede en Canberra, es dirigido por un presidente elegido independientemente del parlamento. La función del presidente es más ceremonial y representativa que ejecutiva, ya que el auténtico jefe político es el primer ministro, el líder de la mayoría parlamentaria.

La realidad del poder político en la Australia del 2020 es muy parecida a la de la mayoría de las naciones. Las dificultades económicas que comenzaron con la crisis del 94 nunca han desaparecido realmente. Muchos dicen que se debe a la manipulación por parte de las corporaciones. Pero ése es precisamente su límite, el de la manipulación exterior, no el de un control total.

Aunque hay numerosas evidencias de que el comercio exterior y las políticas económicas están siendo manipuladas por las grandes corporaciones, aparte del control de Orbital Air sobre el norte de Queensland y las tierras que Petrochem posee en Nueva Gales del Sur, hay una escasa presencia megacorporativa en la República Federal (Australia Occidental ya es otra cosa). El gobierno está determinado a reconstruir la economía sin venderse al extranjero, una política que se ve minada por la disposición de Australia Occidental de negociar con cualquiera con dinero.

En los días que siguieron a la secesión, el gobierno de Australia Occidental hizo abiertamente tratos con las corporaciones más grandes. Pronto se dieron cuenta de que en la práctica eran estados por derecho propio y firmaron tratados con ellas para explotar conjuntamente la vasta riqueza mineral de la nueva nación. Sus ciudadanos son, en general, más ricos y disfrutan de un nivel de vida más elevado que la gente de la mitad oriental del continente, gracias a su trato más amistoso con las corporaciones. Hasta cierto punto, los deseos empresariales tienen prioridad sobre la voluntad popular en cuestiones de gobierno, pero pocos se quejan con demasiadas ganas.

En la mayoría de los países podrían esperarse multitudinarias manifestaciones y numerosos disturbios por tan flagrante manipulación corporativa de un gobierno democrático, pero no es el caso de Australia Occidental. A la mayoría de sus habitantes no les importa lo más mínimo la política. Parecen pensar que está más allá de su alcance, así que mientras haya cerveza y fútbol, no hay por qué quejarse.

Internacional

El gobierno australiano mantiene cordiales relaciones con la mayoría de las naciones. Las únicas excepciones significativas son Indonesia y Australia Occidental. Los indonesios provocaron su ira cuando invadieron Papúa Nueva Guinea en 2009, y los occidentales cometieron el ruin pecado de la secesión y la amistad con los indonesios.

Desde el golpe militar en Gran Bretaña, las relaciones han sido frías, pero no hostiles. Los Estados Unidos han sido un aliado desde los años cuarenta. El incidente de 2008 en Alice Springs sólo dañó brevemente las relaciones con la CE. El gobierno amenazó con represalias contra los euros, que se aguantaron la risa mientras preguntaban qué tipo de represalias y ofrecían pagar una compensación. No se acordó ninguna cantidad y no se ha realizado ningún pago.

Aunque haya una cierta amistad con ellos, no se ha hecho ningún esfuerzo por ayudarles. La mayor parte de los australianos sospechan de la CE. Cuando miran al mundo más allá de sus costas (y hacia el oeste) ven como la mayoría de los países se están convirtiendo en propiedad de Europa. Aunque la ascendencia de la mayoría es del viejo continente, muchos ven como sus viejas patrias se venden a la comunidad. A los australianos les gusta apoyar a los más débiles y desconfían de los que tienen dinero y poder. Para un australiano, la CE es un salvaje intento de comprar (o apropiarse) el mundo mediante poder y dinero. El gobierno nunca lo admitirá, no es una política, pero es parte fundamental de las ideas que formulan ésta. Como resultado, las actividades europeas en la República Federal de Australia están bastante controladas.

El acceso de Interpol y NetWatch es muy limitado. Si NetWatch te busca, tienen que negociar con la Policía Federal Australiana. Ellos te detendrán, te juzgarán y (si eres hallado culpable) cumplirás pena en Australia. Las leyes contra la piratería informática son menos duras que las europeas (penetrar en un sistema no es delito, y, a menos que robes o alteres datos, a la policía no le preocupará). Del mismo modo, si Interpol te persigue por crímenes en Europa y eres buscado en Australia, los Federales obstruirán la extradición a Europa todo lo que puedan, sin importar lo leve que sea la infracción local.

Ley y orden

Pelea en una ciudad australiana en el año 2020.

En algunos aspectos, la ley australiana de 2020 es más estricta que la americana, y en otros es más permisiva. Las armas son un buen ejemplo. En Australia no hay nada comparable al Estatuto Federal de Armas de los EE.UU. Está prohibida la posesión de armas automáticas, granadas, armas de fuego implantadas y armas PEM (se asume que, dado que los implantes ofensivos son ilegales, este tipo de armas sólo serán usadas contra civiles inocentes). En realidad todas estas armas se consiguen fácilmente si tienes el dinero y conoces a los arregladores adecuados. Los precios son un poco más altos para las armas más potentes, pero con tiempo puede conseguirse cualquier cosa. Se necesita una licencia para comprar legalmente un arma, pero una vez se ha obtenido no hace falta registrarla.

Otro elemento disuasorio de la comprar legal de armas son los impuestos. El gobierno australiano, presumiblemente en un desafortunado intento de potenciar el inexistente sector australiano de las armas de fuego, y para sanear las arcas públicas, cobra una tasa de importanción de un 20% sobre todas las armas y el ciberequipo. Hay un floreciente negocio de contrabando de armas.

Estados

Queensland

  • Superficie: 1.727.000 km2
  • Población: 4.302.747
  • Capital: Brisbane (1.936.236 habitantes)

Queensland ha sido durante mucho tiempo la zona turística y de vacaciones del país. Desde la crisis, muchas de las ciudades más antiguas se han convertido en barrios bajos baratos. Durante el colapso, el proyecto del espaciopuerto atrajo a muchos más obreros de la construcción de los que eran necesarios. Muchos de los parados decidieron quedarse en el estado, algunos de ellos esperando más vacantes en el proyecto, y muchos pensando que no tenía sentido ser un parado en el desierto cuando justo al norte había playas tropicales.

Siempre ha sido el estado políticamente más conservador, y el gobierno no se alegró demasiado con el gran aumento en el flujo de parados y sin techo desde otros estados. A pesar de las brutales leyes contra la mendicidad (y del fervor laboral de la policía) sigue habiendo una gran población itinerante. Muchas antiguas ciudades de playa se han convertido en barrios chabolistas. El clima es tal que no hace falta mucho refugio y (excepto en la estación húmeda de verano) muchos miles viven en las playas.

En las poblaciones más caras, donde la policía logró controlar o expulsar a los indeseables, la industria del ocio aún florece, pero muchos lugares se han convertido en vulgares trampas de neón para turistas.

El espaciopuerto

También conocido como Cabo York, es la mayor industria de Australia. Es propiedad y responsabilidad conjunta de Orbital Air, la ESA y el gobierno australiano, y proporciona transporte pesado hasta la órbita para todo el sudeste asiático. Desde que comenzaron los lanzamientos en 2014, la mayor parte de la riqueza del este de Australia se ha desplazado hacia el norte para estar más cerca de la principal fuente de ingresos del país. Consecuentemente, muchos de los lujosos complejos de vacaciones en las islas de la costa de Queensland, que quebraron durante la crisis, han sido ocupados como oficinas corporativas. Orbital Air y la ESA comenzaron esta tendencia comprando la isla de Hayman en 2008, en un trato que le proporcionó el estatus de soberanía, protegiendo a la gerencia de OA de cualquier interferencia legal por parte del gobierno australiano.

La construcción del espaciopuerto de Cabo York fue cara, en términos financieros y ecológicos. Tanto las propias instalaciones como las poblaciones, carreteras, aeropuertos y fábricas necesarias para su construcción estaban en un área de jungla. Se talaron muchos kilómetros cuadrados para el proyecto y aún más para extender las poblaciones en desarrollo necesarias para su mantenimiento.

Desde el principio, hubo oposición al proyecto por parte de los ecologistas, que no se ha reducido desde que comenzaron las operaciones. Dichos grupos, el más notable EcoAcción, protestan por la deforestación de la jungla, la contaminación por los lanzamientos y aterrizajes, el uso de la fuerza para la compra de tierras aborígenes y la complicidad del gobierno y la policía de Queensland.

EcoAcción es un grupo bien organizado, arma y muy entregado, basado en Nueva Zelanda y responsable de actos terroristas por toda la cuenca del pacífico, lo que no ha ayudado a las tensas relaciones entre países vecinos. Durante los últimos diez años han desarrollado una campaña terrorista contra Orbital Air y la ESA en Australia y contra espaciopuertos y oficinas por todo el mundo. Entre sus tácticas favoritas están el llenar los árboles de clavos, volar maquinaria de construcción, verter alucinógenos en depósitos de agua y los ataques de francotiradores contra ejecutivos. Prefieren no atacar obreros o a gente que sólo intenta dar de comer a su familia. Es mejor golpear a los que toman decisiones y obstaculizar los trabajos. Han asesinado a los últimos tres ministros de Medio Ambiente del estado, haciendo que el puesto haya permanecido vacío durante los últimos cinco años. En Queensland es ilegal ser miembro de la organización, y la policía usa frecuentemente las sospechas de afiliación como excusas para arrestar a gente que no le cae bien. El resultado es que el norte de Queensland es virtualmente un estado policial dirigido en beneficio de la gente a cargo del espaciopuerto.

Nueva Gales del Sur

  • Superficie: 802.000 km2
  • Población: 8.456.255
  • Capital: Sidney (5.327.441 habitantes)

Uno esperaría que la fuente de gran parte del grano cultivado para combustibles fuese un estado próspero. Para algunos lo es, en especial para la familia Youngblood.

La historia de Nueva Gales del Sur desde el cambio de siglo es la historia de la familia Youngblood. En tiempos fueron conocidos por sus inversiones bancarias e industriales. La crisis de la comida cambió eso cuando los bancos se convirtieron en propietarios de enormes áreas de tierras por los masivos impagos de hipotecas y préstamos al fracasar la cosecha de 2002. Los Youngblood no habían sufrido demasiado la crisis de 1994, e incluso la superaron más ricos. Angus Youngblood, seguro de que se producirían pronto cosechas resistentes al virus que había causado la crisis, se dedicó a dominar el mercado del grano en Australia comprando granjas a precios mínimos con los beneficios obtenidos en una salvaje campaña de venta de acciones. En menos de un año había comprado casi dos millones de hectáreas de tierra (tres cuartas partes de la tierra cultivada del estado, unos 20.000 kilómetros cuadrados).

La siguiente fase del plan era obtener la licencia exclusiva para Australia para importar y distribuirlas primeras variedades de trigo resistentes al virus. Los competidores tenían que elegir entre una producción cero o comprar semilla (con un enorme margen) a la familia Youngblood. Los que dejaban el negocio también favorecían a sus planes, ya que compraban la mayoría de sus tierras. Para cuando Petrochem comenzó a comprar terreno en la región asiática del Pacífico, sólo había una persona con la que hacer negocios.

En Australia, especialmente en NGS, nadie piensa que la teoría de la conspiración detrás de la crisis de la comida sea algo improbable.

Siete años después de que Angus Youngblood entrara en el consejo de dirección de Petrochem, decenas de miles de kilómetros cuadrados más han sido convertidos al cultivo de Triticum vulgaris megasuavis, el cereal a partir del cual se produce el CHOOH2. Las granjas están automatizadas en su mayoría, y los únicos empleados son los guardias de seguridad y los técnicos de mantenimiento. Los guardias de seguridad son necesarios. Cuando se compró su tierra, no todos los granjeros se trasladaron a las ciudades. Hay bandas de nómadas viviendo en los campos, alimentándose de grano saqueado y de suministros destinados a las plantillas de las granjas. Gente para la que los horarios de las gigantescas cosechadoras y sembradoras automáticas son como las mareas para los pescadores.

La conversión del outback de Nueva Gales de Sur a la producción de CHOOH2 ha causado una emigración a las ciudades de la costa. Sidney, que una vez estuvo orgullosa de ser el centro cultural y económico de la nación (Melbourne pretendía serlo también, ahora ambas se equivocan) es una ciudad decadente, superpoblada y contaminada. Su centro corporativo está siendo abandonado lentamente. Incluso la familia Youngblood se ha trasladado a ultramar. La oficina regional de Petrochem es un simple edificio de cinco pisos a las afueras del CBD. Una instalación pequeña pero bien fortificada que es poco más que un retransmisor de datos hacia las grandes oficinas del extranjero.

Los ricos han huido de los antaño fabulosamente ricos suburbios de la bahía de Sidney hacia la menos contaminada Costa Dorada y las islas de la Barrera de Arrecifes de Queensland, ahora propiedad de Holdings Kadar. Las juvebandas y los potenciados a los que no les importa el mal olor de la bahía se han apropiado de la decadente grandeur de las mansiones de millones de dólares erigidas a lo largo de las erosionadas orillas del puerto de Sidney.

Los suburbios mas exteriores de la ciudad, las partes más cercanas al campo, rebosan de granjeros que lo han vendido todo y han dejado sus tierras. Ha habido muy poca actividad en la construcción en la última década. El gobierno no tiene fondos para viviendas públicas y los inversores privados se han desplazado hacia el norte, que es donde está el dinero. Un reciente informe de la Cruz Roja calcula que son más de un millón los habitantes de la ciudad que están viviendo en las calles o en casas inhabitables. Los barrios más pobres pierden la comparación con Calcuta.

Victoria

  • Superficie: 228.000 km2
  • Población: 8.317.328 (estimada)
  • Capital: Melbourne (5.085.303 habitantes)

Victoria es el estado más densamente poblado y culturalmente variado de toda Australia. En el pasado una próspera región agrícola e industrial, en las últimas décadas está pasando una mala época.

Las causas son diversas. Las deudas crecientes de principios de los noventa arruinaron a muchas industrias y al gobierno, y la sequía en el norte del estado, combinada con el aumento de la salinidad del río Murray destruyó vastas zonas agrícolas. Con esa región y el sur de NGS convertidas en un árido desierto erosionado por el viento, miles de granjeros y quienes dependían de ello (en algunos casos poblaciones completas) se quedaron sin trabajo y, en cuanto los bancos se apropiaron de los avales de las hipotecas no pagadas, sin casa. En los pueblos más grandes y las ciudades más al sur (principalmente Melbourne) se desarrolló una periferia de barrios chabolistas conforme los desposeídos iban llegando en busca de trabajo. Estos barrios, conocidos como Kennetsville, son una constante fuente de irritación para la policía y el gobierno.

Éste último no sabe cómo solucionar el problema que supone Kennetsville. Ni ellos ni el gobierno federal pueden permitirse construir viviendas decentes para tanta gente (apenas pueden permitirse lo poco que se gasta en alimentarlos). La gente no puede volver a sus antiguos hogares, ya que han sido tragados por el desierto. Pero algo hay que hacer. Las bandas de nómadas y criminales aterrorizan las poblaciones cercanas, atacándolas en busca de comida (la ayuda gubernamental, de Cruz Roja o de otras organizaciones de caridad nunca es suficiente), armas, vehículo y por motivos políticos. Los intentos de la policía de detener a alguien en Kennetsville normalmente acaban en disturbios.

Nadie está seguro de cuánta gente vive allí. Durante el censo de 2016, más de un centenar de funcionarios acudieron al asentamiento para recoger información. Volvió uno, con el mensaje de que el gobierno debía dar de comer a su gente antes de contarla. Del resto nunca más se ha sabido nada.

Cerca del centro de Melbourne, donde una vez estuvieron los suburbios de Brunswick y Coburgo, hay un área de varios kilómetros cuadrados donde todo está quemado. En 1997, el ejército griego intentó usar la fuerza para detener el flujo de refugiados que huían de Turquía a causa de la radiación que siguió al intercambio nuclear entre los países vecinos. En los suburbios de Melbourne había grandes comunidades griegas y turcas. Las protestas se convirtieron en disturbios, hubo disparos y se lanzaron cócteles molotov. Tras varias semanas de combate los muertos eran centenares, los heridos miles y los daños miles de millones de dólares en edificios quemados hasta los cimientos. En el peor momento de la depresión nadie podía pagar la reconstrucción de la zona y su centro aún sigue en ruinas, habitado por los potenciados más desagradables del país.

Victoria fue en tiempos uno de los mayores productores de combustible y energía de Australia. Los campos petrolíferos del estrecho de Bass y los vastos yacimientos de carbón al sudeste del estado proporcionaban energía abundante y barata... hasta que comenzaron a agotarse.

El petróleo de Bass se acabó en 2003. Se sabía que las reservas estaban descendiendo desde finales de los noventa, pero el repentino aumento de clientes tras la catástrofe de Oriente Medio hizo que los productores extrajesen más y más crudo y encubriesen el hecho de que se estaba terminando. Gastaron los beneficios en nuevas prospecciones, pero sin éxito.

Mientras el suministro de carbón del valle Latrobe siguió siendo suficiente durante unos pocos años más, la demanda energética del estado había aumentado desde que se instalaron los últimos generadores. Para continuar operando al nivel de consumo deseado, el estado de Victoria necesitaba construir más centrales y encontrar más combustible para ellas. El gobierno ha sido incapaz de generar interés privado o corporativo para financiar el proyecto (la generación de electricidad ha sido un mal negocio desde hace décadas) y no puede hacerlo por sí mismo. Además, los ecologistas han protestado contra el incremento de la extracción de carbón y la construcción de centrales hidroeléctricas. En consecuencia, la mayor parte de Melbourne vive en un apagón casi constante.

Australia del Sur

  • Superficie: 984.277 km2
  • Población: 1.064.324
  • Capital: Adelaida (686.313 habitantes)

El estado de Australia del Sur es en su mayoría desierto, y un desierto que ha crecido rápidamente en los últimos veinte años. La mayoría de las poblaciones han sido tragadas por él y muchas más están muriendo conforme sus habitantes se trasladan a regiones más habitables. Adelaida solía depender del río Murray para obtener agua, pero en los últimos años ha aumentado tanto su salinidad y contaminación que ya no es seguro para el consumo. El resto de ríos y embalses que suministraban a la ciudad se están secando. En el momento más caluroso del verano se podría cruzar caminando el río Torrens si no fuese por el olor.

La salvación de la ciudad llegó en forma de una enorme planta de desalinización construida en 2016 por el gobierno del estado. Hubo que aumentar los impuestos y el precio del agua para pagarla, pero ahora la ciudad tiene un suministro de agua fresca. El único inconveniente es que el gobierno pidió prestado dinero al Banco Arasaka y no ha podido devolverlo. Cada gota que bebe la gente es proporcionada por Arasaka, y pueden cerrar el grifo cuando quieran. Los precios del agua suben con regularidad. El gobierno no puede permitirse construir más plantas de desalinización, ya que nadie les financiaría. Cuando hay protestas contra Arasaka, el suministro de agua se convierte en errático hasta que la gente recupera el respeto.

La principal industria de la capital es ilegal. Como la ciudad importante más cercana a Perth, capital de Australia Occidental, es el centro del contrabando que alimenta los mercados negros de dicha nación. Las ciudades apenas están separadas por 3.000 kilómetros, en su mayor parte el desierto de la vasta llanura de Nullarbor.

Los riesgos que supone cruzar el Nullarbor hasta Australia Occidental son muchos. La policía de Adelaida suele detener los camiones que circulan en dirección oeste hacia el desierto. Las gasolineras están separadas por cientos de kilómetros y los recambios están a la misma distancia. Las ciudades fantasma de la llanura suelen ser refugio de bandas nómadas y guerrillas separatistas aborígenes, que se ceban en los viajeros incautos y desprotegidos en busca de comida y combustible. En la frontera está el ejército y hay bloqueos y controles policiales. A los policías se les puede sobornar (a menos que esperen una inspección), pero la mayoría prefiere dar un rodeo, a través del desierto sin asfaltar. Si no hay un satélite de vigilancia en el cielo y el ejército no detecta la nube de polvo que dejas y envía un helicóptero artillado, puedes volver a la carretera nada más cruzar la frontera. La última vez que una unidad del ejército australiano la cruzó persiguiendo a un contrabandista, averiguaron por las malas lo duras que pueden ser las tropas de Arasaka cuando se les hace vigilar un pedazo de desierto vacío hasta que se mueren de aburrimiento.

En los años cincuenta, se cedió al gobierno británico el uso de las tierras en Maralinga para realizar pruebas nucleares. Nadie preguntó a los aborígenes que vivían allí, y no todos fueron trasladados cuando comenzaron las pruebas. También había personal del ejército australiano cerca para observarlas (para quedarse realmente cerca de la explosión de una nuclear). Durante décadas se pidió a Inglaterra que limpiase la zona o al menos pagase la descontaminación (usaron bombas muy sucias... en el polvo hay incluso plutonio). Hasta 2011 lo más que hicieron fue enterrar los restos más visibles, pero ese año enviaron un paquete de prototipos de nanomáquinas para hacer el trabajo como Dios manda. Se suponía que los nanas serían atraídos por cierto isótopos, que luego unirían en una matriz de Fuller y prepararían para su recogida.

Algo falló, probablemente un bug en el software de detección y corrección de errores en la replicación. En vez de producir una serie de bloques hexagonales de un kilogramo de material de desecho, preparado para su recogida, comenzaron a construir una enorme estructura de forma fractal hexagonal. Durante los primeros días creció a un ritmo casi exponencial, pero repentinamente se frenó. Ahora mide más de 75 kilómetros de anchura, y está centrada en el punto de pruebas, claramente visible desde la órbita. Es intensamente radioactiva.

Territorio del Norte

  • Superficie: 1.346.000 km2
  • Población: 248.724
  • Capital: Darwin (115.657 habitantes)

En 2009, Indonesia, tras pacificar finalmente a la población de Timor Oriental, desplazó tropas a Papúa Nueva Guinea, antiguo territorio australiano. Temiendo que la invasión fuese el preludio de una operación mayor contra "Irian del sur", se trasladaron numerosos efectivos a Darwin y al norte de Queensland. Allí, los australianos fueron reforzados con unidades de seguridad de la ESA y Orbital Air para proteger los recién comprados terrenos del espaciopuerto.

Debilitado por el colapso y nada seguro de poder ganar una guerra, el gobierno australiano decidió no desplegar tropas para rechazar a los invasores. La respuesta oficial a la invasión se limitó a la presión diplomática en forma de sanciones comerciales y discursos anti-indonesios en el parlamento. Veinte años más tarde, los indonesios aún están en Nueva Guinea y el ejército aún esta en Darwin.

Aunque no ha habido ninguna respuesta militar oficial a las atrocidades de Yakarta en PNG, sí se han dado numerosas respuestas no gubernamentales. Darwin se ha convertido en el centro de muchos grupos de resistencia neoguineanos y muchas unidades mercenarias que se han unido a la lucha contra los indonesios. Las calles y los bares de esta pequeña ciudad están repletos de soldados de muchos países, bastantes de ellos mercenarios independientes, otros de grandes corporaciones, contratados por el gobierno en el exilio. La mayor parte de las fuerzas de defensa australianas acuarteladas aquí envidian a quienes, sin restricciones del gobierno, pueden tomar parte en los combates. Muchos desertan y se unen a equipos de mercenarios.

Otro efecto secundario del gran número de soldados que pasan por Darwin es el próspero comercio de armas. Los arregladores que trabajan en las calles de Darwin pueden proporcionar casi cualquier cosa procedente del ejército, desde ciberequipo hasta vehículos blindados y (en raras ocasiones) armaduras autopropulsadas. El equipo militar no sólo es comprado por la gente que lucha por la liberación de PNG. Muchas otras organizaciones envían representantes para comprar armas "liberadas". Los habitantes de la ciudad, atemorizados tanto por los potenciales invasores como por las bandas errantes de mercenarios borrachos, han comenzado a comprar armas para protegerse... y hacer deporte.

La superpoblación, la opresión política y las guerras del sudeste asiático han creado un gran número de refugiados. Australia, que es el país políticamente más tranquilo, libre y pacífico de la región, atrae a muchos de ellos. La mayoría llega al Territorio del Norte o a Australia Occidental.

Aunque el país está teniendo problemas para mantener a su propia población, el gobierno cree que las condiciones son incluso peores en otras naciones vecinas, así que acepta cupos limitados de inmigrantes. La cantidad que entra es mucho mayor que el límite oficial, pero la marina y la fuerza aérea apenas tienen recursos para patrullar una costa tan larga.

Los sobrecargados barcos de los refugiados han proporcionado un nuevo deporte para algunas personas de por aquí, una variación de la caza con focos. Barcos cargados de borrachos fuertemente armados navegan a alta mar para intentar hundir a quienes llegan. Las patrullas navales no siempre intentan detenerlos. Los cazadores están a menudo mejor equipados, y a menudo llevan LAW, ametralladoras ligeras y fusiles de asalto, así como más cerveza que combustible.

Aunque el alemán medio puede que beba más que el australiano medio, no hay nadie que pueda beber más que el habitante medio de Darwin. La capital del Territorio del Norte tiene uno de los climas más cálidos e incómodos del continente, lo que inspira algunas de las hazañas alcohólicas más prodigiosas conocidas por el hombre, y un consumo medio de 230 litros de cerveza por persona y año. Este nivel de consumo y la abundancia de armas potentes hacen de ésta una ciudad peligrosa.

Antiguamente, la ciudad de Alice Springs se alzaba cerca del centro geográfico del continente australiano. A unos 40 kilómetros al sur había una base americana llamada Pine Gap. Era un enlace de comunicaciones y estación de seguimiento crucial para coordinar el tráfico espacial militar estadounidense hasta 2008. Todo el mundo había oído hablar de las rocas lanzadas sobre Tampa y Colorado Springs, los periodistas las tenían muy a mano y ambas eran ciudades grandes. Hubo otros impactos en centros de mando y comunicaciones en los EE.UU., que recibieron menos publicidad y no llegaron a merecer un hueco en los titulares por las relativamente escasas bajas civiles sufridas en comparación con los dos anteriores. Uno de ellos era el que estaba dirigido contra Pine Gap hasta la corrección final de trayectoria, cuando el sistema de guíado de la roca se fijó en el aeropuerto de Alice Springs en vez de en el radar de Pine Gap. Una ciudad de 25.000 habitantes fue completamente barrida del mapa.

Tasmania

  • Superficie: 68.000 km2
  • Población: 671.527
  • Capital: Hobart (268.610 habitantes)

Es un estado insular, separado del continente por el estrecho de Bass. Los tasmanos suelen bromean hablando de Australia como la isla Norte. Su sentimiento de superioridad queda compensado porque constituyen el blanco preferido de las bromas de los continentales. Muchos tasmanos querían la secesión cuando lo hicieron los australianos occidentales, pero se perdió el referéndum por sólo un 2%. Esto ha creado un enorme resentimiento entre la población, y los visitantes australianos son blanco prioritario de crímenes violentos.

La percepción de los australianos de la independencia de la isla y de su aislamiento fue reforzada por la cuarentena de cinco años que se aplicó tras la crisis de la comida. Cuando llegaron los primeros informes de una plaga que atacaba a las cosechas australianas, el gobierno tasmano detuvo inmediatamente todo tráfico de pasajeros y mercancías que procedía de allí hasta que se pudo identificar el medio de transmisión. A la mayor parte de los estados del continente les costó varios días decidir qué hacer, tiempo durante el cual la plaga se extendió por casi todo el país. Cuando resultó evidente que la cuarentena tasmana había impedido su entrada, el gobierno federal proporcionó ayuda y envió patrulleras para detener a todo el que intentase cruzar el estrecho de Bass.

La cuarentena se mantuvo durante cinco años, incluso después del desarrollo de cosechas resistentes. Los tasmanos habían oído demasiados relatos de gente muriendo de hambre para arriesgarse a que una variedad mutante reprodujese de nuevo la crisis. Ahora desconfían más de los australianos que antes y son menos dependientes del exterior que la mayoría de los otros estados. Son incluso más conservadores que la gente de Queensland.

Las leyes son bastante estrictas en comparación con otros estados (y naciones). La legislación diseñada para reducir el consumo durante los años de la cuarentena aún está en vigor y la mayor parte de la población cree que la austeridad les hace mejores personas.

El ciberequipo está bastante controlado. Los conectores y los procesadores están permitidos, al igual que los enlaces para maquinaria (también los de armas) pero los reemplazos de miembros u órganos sólo son legales por razones médicas. Hay un pequeño mercado negro de implantes ilegales, pero para los arregladores resultan más lucrativos los viajes a los matasanos de Melbourne. Una vez está instalado no hay mucho que pueda hacer la ley. Cuesta conseguir una condena si es casi imposible probar que mientras se estaba fuera del estado no ocurrió un accidente que obligó a instalar la prótesis. Hay un cierto riesgo, ya que muchos bancos de órganos necesitan donantes, y circulan historias de clientes de matasanos que vuelven a Tasmania por piezas.

Territorio de la capital australiana

  • Población: 422.813

Esun área administrativamente separada dentro de Nueva Gales del Sur, creada para mantener a la capital nacional fuera de la política a nivel del estado. Canberra ocupa todo el territorio y su nombre y el de éste son intercambiables en la práctica. La mayor parte de la población trabaja para el gobierno, convirtiéndola en un objetivo de primera para manifestaciones y ataques terroristas.

Desde el colapso, el número de protestas (violentas o no) se ha incrementado hasta el punto de que la policía no puede hacerles frente. La ciudad ha sido virtualmente cerrada, en todas las carreteras hay puntos de control en los que se registran los vehículos en busca de armas y se verifican las documentaciones de todo el mundo. No se permite pasar a nadie sospechoso de cualquier tipo de asociación con una organización o acto terrorista o con antecedentes penales. Aun así, las armas, los manifestantes y los terroristas logran entrar y la ciudad es un sitio realmente extraño y paranoico para vivir. Todos los políticos Y los funcionarios tienen guardaespaldas, a los extranjeros se les mira con suspicacia y el Parlamento ha sido fortificado.

Aunque la aplicación de la ley aquí es trabajo de la Policía Federal Australiana, hay tantos agentes de Arasaka contratados por individuos y empresas, que la corporación está pensando abrir aquí una oficina regional, lo que ha provocado numerosas protestas de los residentes y de gente del resto del país. Existe la arraigada creencia de que la empresa es enemiga de la República Federal de Australia y de que ya hay demasiadas tropas suyas en la ciudad.

República de Australia Occidental

Mapa de la República de Australia Occidental en el año 2020.

El estado de Australia Occidental nunca fue feliz con su situación dentro de la Commonwealth australiana. Los occidentales votaron contra la unión con el resto de los estados en el primer referéndum para la federación, a finales del diecinueve, y desde los primeros días del país como nación unificada ha existido un movimiento secesionista. Lo intentaron en los años treinta, pero cuando presentaron su caso ante el gobierno británico, este dijo que no.

Parte de las razones para el descontento son geográficas. La mayoría de la población está agrupada alrededor de la costa en el extremo más occidental, separada del resto de Australia por miles de kilómetros de desierto y una diferencia horaria de hasta tres horas. Adelaida, la capital estatal más cercana a Perth está a 2.750 km de carretera. Es casi la distancia entre Madrid y Atenas... y la mayor parte del viaje es atravesando el desierto. Cualquier otra ciudad importante está aún más lejos.

Durante la segunda mitad del siglo veinte los australianos debatieron si acabar o no con los últimos vestigios del colonialismo británico y convertirse en república. En los años noventa, conforme el debate llegaba a su fin, pasó a primera fila la cuestión de qué forma debía adoptar la república. Muchos sugirieron que en una nación de menos de veinte millones de habitantes (entonces) no hacían falta tres niveles de gobierno, que Australia debía eliminar los estados y convertirse en un único país. Esta idea fue, por supuesto, rechazada por los políticos de los parlamentos estatales, que se quedarían sin su lucrativo trabajo si eso pasaba. La sugerencia también revitalizó el movimiento secesionista occidental.

Australia Occidental tiene casi todo lo que necesita para ser autosuficiente. Hierro, aluminio, petróleo, oro, diamantes, uranio y enormes extensiones de tierra. Con la economía y la estabilidad social australianas siguiendo los pasos del dado y el altruista, los occidentales no tenían nada que perder si rechazaban unirse a la república.

En 2001, cuando se declaró la república, el gobierno anunció la creación de la República de Australia Occidental y declaró su independencia tanto de Inglaterra como de Australia. Japón y la CE, que habían recibido ofertas de tratos muy favorables sobre los recursos naturales del país, reconocieron inmediatamente a la nueva nación. Estados Unidos y el resto de Asia lo hicieron inmediatamente después. A finales de año, el único país que no la había reconocido era la República Federal de Australia, cuyo gobierno todavía pretendía representar a los occidentales... a pesar de que los escaños de sus representantes en el parlamento ahora estaban vacíos.

En 2002, el gobierno occidental firmó un tratado con Indonesia para explotar conjuntamente las enormes reservas de petróleo de la plataforma continental del noroeste (con protección militar del joven ejército de Arasaka). El gobierno australiano declaró que el tratado no era válido y que era ilegal, ya que el territorio era suyo, y envió una fuerza naval para bloquear el acceso a los indonesios. La escaramuza fue corta y muy desequilibrada a favor de uno de los bandos. La marina australiana no ha vuelto a tener un portaaviones desde entonces.

Al día siguiente el gobierno federal comenzó un embargo comercial contra Australia Occidental. Ningún transporte entraría desde los estados del este, y no se permitiría salir a ninguno del oeste. Los occidentales ignoraron el embargo, ya que perder un solo socio comercial no representaba un gran problema. Australia del Sur se convirtió en base de operaciones para numerosos contrabandistas que recorren regularmente la ruta de 2000 kilómetros a través de la llanura de Nullarbor, transportando la escasa gama de productos que no se obtienen en el oeste o que no pueden importarse baratos.

A diferencia de la República Federal de Australia, Australia Occidental es bastante próspera, aunque no sea políticamente poderosa. Desde la catástrofe de Oriente Medio se ha convertido en uno de los mayores productores mundiales de crudo (aún puede comprar vehículos de gasolina y llenarles el depósito), y el descubrimiento del legendario arrecife Lassiter ha proporcionado una fortuna gracias a la extracción de oro.

Jerga

Oficialmente Oz es un país de habla inglesa, aunque muchos extranjeros lo negarán. Además de un característico acento, los australiacas poseen un dialecto único que puede ser prácticamente incomprensible para quienes no lo han oído antes.

Las abreviaturas son muy comunes. Muchos términos coloquiales son abreviaturas o palabras comunes en forma diminutiva. La forma más común de hacerlo es añadir "ito", "o" "a", o "i" al final de la palabra (si la palabra tiene más de una sílaba puede que se eliminen algunas primero). Así, una lata de cerveza es una latita, los mosquitos son los mosquis, una barbacoa es una barbi, y (ejemplo algo extremo pero no raro) los regalos de Navidad son los regas de las navis. La tarde es la tar. Los grupos profesionales o de aficionados a algo también son abreviados frecuentemente: los motociclistas son los motos, los surfistas son surfis, los estibadores del puerto los estibas, los camioneros los camis, los ecologistas los verdis...

El nombre de una persona puede abreviarse mediante asociaciones cercanas. Al igual que otras palabras, las sílabas finales pueden cambiarse por una "a" o, más frecuente, por una "o". David se convierte en Davo y Jack en Jacko, en vez de Dava y Jacka. Esta costumbre no se limita a las charlas entre amigos. A menudo los periódicos hablarán así en sus titulares sobre importantes personalidades.

  • Abuchear: Animar a alguien, especialmente a un equipo deportivo. Una pregunta habitual (sobre todo en Melbourne, capital footie del universo universal) es "¿A quién abucheas?". Es tan raro no seguir a ningún equipo que no hay que ampliar más la pregunta, lo normal es que quien es preguntado sea fan de alguien. No responder es un ligero mal paso en la mayoría de los pubs.
  • Bastardo: Probablemente tiene más significados diferentes que cualquier otra palabra del inglés. Dependiendo del tono de voz puede ser un saludo ("¡Qué tal, viejo bastardo!"), admiración ("¡Qué bastardo! ¿De dónde has sacado un M31A1 inteligente?"), de disgusto ("¡Esos polis bastardos me han quitado mi M31!"), un insulto ("Jodido chupap****s, ¡bastardo tuerto! ¡No es fuera de banda!") o simplemente para indicar algo ("Dale el dinero a ese bastardo del fondo y te proporcionará algo de endorfina"). El tono es muy importante. Si un australiano te llama bastardo puede ser simplemente que haya olvidado tu nombre. Si te llama jodido bastardo, dispárale.
  • Caca de rata: Malo.
  • Colega: Amigo, compañero, etc. Generalmente usado por varones y a menudo como una forma de dirigirse a alguien cuyo nombre se desconoce ("Perdona colega, ¿te sobra un pavo para un café?"). Una palabra que no oirás decir a ningún australiaca auténtico es chombatta (o cualquiera de sus formas abreviadas). Los australiacas son colegas. Si les llamas choomba será evidente que eres extranjero, probablemente uno de esos europeos negados.
  • Dag: Originalmente hacía referencia a las heces atrapadas por la lana en el culo de las ovejas, pero ahora es el equivalente australiano más aproximado a un pringado.
  • Destripador: Bello, bueno.
  • Dinkum/bastante dinkum: Honesto o genuino.
  • Dob/dobear: Informar sobre alguien.
  • Echarla: El resultado habitual de mear demasiado, p.e. vomitar.
  • Footie: El fútbol australiano. El resto de los reglamentos de fútbol son conocidos por sus nombre específicos; rugby, balompié, etc... pero el reglamento australiano es simplemente fútbol, abreviado por la mayoría como footie.
  • Golpear: Criticar, a menudo injustamente.
  • Gritar: Invitar a una ronda.
  • Jeff (sólo en Victoria): Cagarla de verdad, especialmente si es el gobierno quien lo hace. "Me han jeffado" era una queja habitual entre los profesores despedidos por el gobierno Kenneth en los noventa. Originalmente sólo se refería a los efectos del creciente recorte de gasto público, pero comenzó a ser tan frecuente oírlo que su uso se extendió.
  • Jodido: Se usa más a menudo que bastardo, es el Gran Adjetivo Australiano. Vale como calificativo multiusos ("jodido calor", "cerveza jodidamente buena", "jodido bastardo inútil") y puede insertarse en cualquier jodido lugar para añadir énfasis.
  • ¡Juego limpio!: ¡Dame un respiro!
  • Latita: Una lata de cerveza. Tanto los tapones como las latitas van en cajas de veinticuatro, llamadas lápidas.
  • Llorar/lloriquear: Quejarse de forma molesta.
  • Malo: Enfermo, por debajo de la media, un criminal.
  • Meado: No sentir las piernas, estar como una cuba, llevar una buena curda, estar borracho. No confundir con "ir a mear", que puede significar estar molesto o irse de repente.
  • Mear: Beber u orinar (ahorra tiempo usar la misma palabra para ambas cosas).
  • Monte/en el monte: En cualquier lugar fuera de la ciudad. No tiene porque tener vegetación pero también puede referirse a eso. Además, "irse al monte" también puede significar dejar la ciudad para ir a vivir al campo.
  • Nosdias: Buenos días. Saludo estándar australiaca.
  • Pom/pommy: Un inglés. Se amplia frecuentemente como "pom llorón" o "jodido inútil bastardo de pom llorón".
  • Poner las botas: Patear a alguien caído. Se usa metafóricamente con intención de insultar o para añadir un grado innecesario de severidad.
  • Retrete: El water, especialmente si está fuera de la casa.
  • Tapón: Una botella de cerveza de cuello corto de 375 ml de capacidad. Un "tapón de Darwin" es una botella de dos litros de cerveza de Darwin con la misma forma que un tapón normal. Los turistas creen que son un guiño cómico, pero los de Darwin no las inventaron pensando en hacer gracia.
  • Tremendo: Muy bueno.
  • Zángano: Un vago.

Ciudades importantes

  • Adelaide.
  • Albany.
  • Alice Springs.
  • Ayers Rock.
  • Brisbane.
  • Canberra (capital).
  • Darwin.
  • Derby.
  • Geraldton.
  • Hobart.
  • Kalgoorlie.
  • Maralinga.
  • Melbourne.
  • Perth.
  • Sydney.
  • Wyndham.

Apariciones

Fuentes

PASQUARETTE Chris, DUNCASON Paul et al., Guía de la cuenca del Pacífico, La Factoría de Ideas, Madrid, enero de 2003, traducción del inglés al castellano por Carlos Lacasa, 128 p. il. 28x22 cm, rúst., ISBN 84-8421-313-7

Advertisement